viernes, 30 de julio de 2010

CAUTIVOS DEL MAL



He tenido la suerte de ver de nuevo "Cautivos del mal". Buena suerte o mala, según se mire. A la misma hora en otro canal programaban el peliculón de Eliseo Subiela, "El lado oscuro del corazón". La penúltima película que ví en BCN antes de mi traslado a Madrid (La última fue "Bad Lieutenant" de Abel Ferrara, wowwwwwwwww!!!). Del director argentino, ya antes había visto "Hombre mirando al sudeste" y me cautivó. después ya sólo me gustó "No te mueras sin decirme a donde vas". La tercera opción era otro canal donde ver "Lawrence de Arabia". Difñicil elección. En fin, de cualquier manera mi lóbulo frontal del cerebro eligió pulsar la primera opción y vi la obra maestra de Vincent Minelli.

Traigo estas líneas porque, en líneas generales y usando como punto de partida un artículo o serie de artículos del blog "Cosas de la Universidad" del amigo Jose (alias "Torcas"), mi experiencia reflexiva acerca de los hechos acontecidos en mi vida laboral pueden ser factor común de la mayoría de los trabajadores. Yo pensaba que era el único que sufría parasitismo, el único al que puteaban, el único al que... (no el único, pero si lo hacían en medida desproporcionada) y así lo comento en los artículos del blog. No es importante, ya estoy curado de las heridas provocadas por no haber visto a tiempo los múltiples engaños.

Básicamente quería exponer que cualquier situación en cualquier puesto de trabajo de cualquier sector, cuando estamos en manos de gente sin escrúpulos (o entre ellos), está perfectamente expresada en esta película y por ello animar a que nos demos cuenta de que no somos los únicos y que debemos estar alerta. Y no son situaciones distintas, siempre es lo mismo: todos somos cautivos del mal.

Por otro lado, excelente Lana Turner (que guapa!!!!)

El motivo decisivo de esta entrada es haber recibido anteayer un e-mail del descarte como candidato al puesto de trabajo que veía hecho a mi medida y para el cual tuve una entrevista en... ¿Enero? No está mal... me retrotraigo a la entrada que de ello hice en su día criticando los nuevos procesos de selección. Sin embargo, ayer me llamaron para una entrevista el 10 de Agosto y vuelvo a estar ilusionado. Es de mi sector y (para ser Madrid) cerca de casa (15 Kms.) Ya os contaré.

Un poco más tranquila la entrada que la de ayer, ¿no?

Venga, como cautivo del mal del deporte, me voy a correr una horita, a ver si soy capaz de completar 9 Kms. y sigo creciendo de nuevo.

Para despedirme os dejo con un grupo que no había oído pero me ha llamado la atención. Dentro de mi espectro musical, los grupos oscuros de los 80 (Nephilim, Joy Division, Bauhaus, ¿Smiths?...) ocupan un lugar básico dentro de mí. Quiera mi pérdida de oído haber confundido a este grupo con Joy Division en la radio y haber tenido el placer de reencontrarme con aquel sonido (cierto es que lo encuentro un poco mezclado con Sonic Youth y Nirvana, sobre todo en algún guitarreo). Vamos, que si no me dicen el nombre del grupo, creo que son Joy Division. Son Interpol y me gusta mucho los videos que he visto de directos, la voz suena muy "de estudio". Ah!, la canción la he escogido a propósito por el título (quería poner "Slow Hands"; pero bueno)

Hala, buen fin de semana.


2 comentarios:

  1. Pues nada, suerte el día 10, que ya la mereces.
    Salu2

    ResponderEliminar
  2. Traducido: "a ver si te pones a currar de una vez, vago"

    ResponderEliminar